La miopía es el defecto refractivo del ojo más común en la población mundial.

Está afectando actualmente en EEUU y Europa a un 40-50% de los jóvenes (80% en algunos países asiáticos), con previsión de incrementarse en las próximas décadas.

 The estimated global prevalence of myopia and high myopia per decade from 2000 to 2050 based on current trends.  The number of people in millions is listed on the y-axes.  Adapted from Holden et al.

La miopía se produce cuando el ojo se alarga excesivamente en relación a la curvatura de la córnea, ocasionando un desenfoque en la retina que percibimos como visión borrosa de los objetos lejanos.

En los últimos años se ha observado un aumento considerable de la prevalencia de la miopía y una disminución en la edad de aparición.
Se corresponde con un uso más temprano y más intensivo de las pantallas de visualización, especialmente los teléfonos móviles.
La aparición de los smartphones, que se usan por los niños y adolescentes para jugar y visualizar videos, series, películas .…, ha incrementado las horas de uso de la visión de cerca.

Debido a su pequeño tamaño, se reduce la distancia del ojo a la pantalla, aumentando la acomodación y disminuyendo el campo de visión periférico.

Pequeñas disfunciones binoculares, el esfuerzo acomodativo prolongado y un desenfoque hipermetrópico alrededor de la mácula, asociados a un trabajo excesivo de cerca, pueden estimular el crecimiento del ojo, iniciándose entonces un proceso de miopización.

Para prevenir miopía deberíamos tener en cuenta diferentes aspectos:

– Mantener una distancia de visión de cerca entre 35 y 45 cm así como una postura adecuada.

– Iluminación de cerca y ambiental suficientes. No estar a oscuras viendo la televisión ni con el ordenador, tablet o móvil.

– Hacer descansos cada 20 min, levantar la vista y mirar lo más lejos posible, a través de una ventana…

– Realizar actividades al aire libre. Según estudios recientes, 1 hora diaria adicional de exposición a la luz natural ralentiza la progresión de la miopía.

– No utilizar los dispositivos digitales antes de ir a dormir. La luz de las pantallas puede alterar la producción de melatonina impidiendo conciliar el sueño y, como consecuencia, prolongar el uso de dichos dispositivos.

Una vez aparece la miopía es importante detener o ralentizar su progresión lo antes posible, debido a la correlación entre la longitud del ojo y la posibilidad de sufrir patologías en la edad adulta, como por ejemplo, degeneración macular, glaucoma, desprendimiento de retina, cataratas….

En nuestro centro nos dedicamos al control de la miopía desde hace más de 25 años, actuando de manera global.

Mediante rehabilitación visual con biofeedback auditivo, ortoqueratología (lentillas que se usan para dormir), lentes de contacto de foco variable y normas de conducta visual, podemos conseguir una gran efectividad en la estabilización de la miopía.

Una vez conseguida existe la opción de realizar cirugía refractiva Lasik, implante de lente intraocular o recambio de cristalino, dependiendo de la edad y de las características del ojo.